Rate this post

Aunque no lo creas desde la antigüedad ya se practicaba una especie de adoración a la vulva. Nuestras vaginas tienen muchos nombres diferentes: “chichi”, “mejillón”, “golosinas”, “bote de miel”, “gatito”, “coño” y muchos más. Pero ninguno de estos apodos realmente expresa la magia y el poder que se encuentran dentro de la parte más femenina del cuerpo de la mujer.

En la poesía amorosa taoísta se usan términos como “loto dorado”, “puertas del paraíso”, “perla preciosa”, “tesoro” para describir la vagina de una mujer. En Tantra, se llama “Yoni” que es sánscrito para “templo sagrado”.

Estos nombres son mucho más apropiados, porque ante todo, Yoni es un portal a la vida. Es un lugar desde donde se originó toda la vida. Es una puerta cósmica gracias al cual todos hemos venido a este mundo. Es la parte más femenina de nuestro cuerpo. El más receptivo, el más sensible.
El tantra tiene en el yoni puja es un ritual tántrico sagrado, que se origina en la antigua India, durante el cual se adora a los Yoni, es decir, a la vulva. Expresamos adoración por el principio femenino, expresamos nuestro amor y apreciación completa de la esencia femenina en todas sus formas, expresamos la reverencia frente al misterio del universo.

Cómo realizar un Yoni Puja

Esta adoración a la vulva se hace mejor a través de la meditación. En el caso de que no te sientas cómodo haciendo este ritual para ti misma puedes hacerlo a una escultura o un objeto que representa a una vulva. Como símbolo, puedes usar un cristal con forma de vulva, una concha o incluso una papaya cortada por la mitad.

Hay muchas formas diferentes en las que se puede realizar este ritual, lo mejor es experimentarlo. Para ello tendrás que crear un espacio físico y transformarlo en un espacio sagrado. Usa velas, telas bonitas, aceites aromáticos y flores.

Es muy importante mantener la actitud de amor y devoción. Así sentirás que la energía entra dentro de tu vulva. Es importante hacer también este ritual siempre y cuando tú te sientas cómoda con él.