Aunque parece algo sencillo que no requiere de mucha ciencia lo cierto es que hacer un dedo y lograr que la otra persona disfrute no siempre es una tarea fácil. Anota estas recomendaciones sobre cómo hacer un dedo y descubrirás el mejor modo de masturbarte o de masturbar.

Consejo #1 : si quieres masturbar a una mujer hazlo como te pida que lo hagas

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que la masturbación femenina tiene que tocar alguno de estos puntos: clítoris, vagina y/o Punto G, tampoco hay que olvidar el resto de zonas erógenas, ya que todas ellas son potenciadoras de las sensaciones orgásmicas.

Clítoris

Nada menos que 70% de las mujeres sólo alcanza el clímax cuando tiene estimulación del clítoris. No es de extrañar si tenemos en cuenta que se trata de un órgano sexual que se ramifica hacia el resto de la vulva y al interior de la vagina, abarcando todo el perineo femenino. Por ello al estimular el clítoris también hablamos de los masajes en la vulva.

Estimulación en la vagina

Hay mujeres a las que les gusta masturbarse introduciendo sus dedos en la vagina porque es el tipo de masturbación que más les gusta. Tenlo en cuenta y no descuides esta zona.

Punto G

Esta zona de excitación es la preferida para muchas mujeres. Para encontrarlo es sencillo: si al introducir el dedo encontráis una zona con tacto rugoso, en la parte anterior de la vagina, estáis ante el Punto G. Las mujeres que alcanzan el clímax de este modo aseguran que tienen experiencias muy intensas.

Deep Spot

Este tipo de masturbación describe una estimulación en la que el dedo ha de introducirse como si fuéramos a estimular el Punto G, pero intentando ir todavía a una zona de mayor profundidad, todo ello mediante la introducción del dedo. Para que la sensación de placer sea mayor se aconseja presionar o masajear el pubis y el clítoris con la otra mano. La clave del éxito de este tipo de penetración es porque es una penetración profunda a través de la que se realiza presión y se hace también un masaje externo.

que es el squirting

No obstante, lo cierto es que a cada mujer le gusta una cosa así que si queréis masturbar a una mujer hacedlo como os pida que lo hagáis, siempre teniendo en cuenta que hay más zonas erógenas para estimular y hacer que tu compañera disfrute mucho más. Estar abiertos a nuevos juegos y modos de pasarlo bien es fundamental.