¿Quieres aprender a hacer masajes excitantes de calidad? Te dejamos una guía sobre cómo hacer los masajes más excitantes posibles. Ideales para compartir con tu pareja o con quien tú quieras.

Masajes eróticos

Realizar un masaje erótico como si estuviéramos amasando algo es muy útil. Con esta sencilla técnica lograrás poner a cien a tu pareja. Lograrás disfrutar si lo haces en zonas musculadas como son las caderas, los muslos y las nalgas. Para hacerlo de manera eficaz tendrás que levantar, apretar y enrollar la piel que hay entre el pulgar y los dedos de una mano. Luego deslízala hacia la otra mano. Si quieres que tu pareja se relaje haz esto lenta y profundamente, si deseas más intensidad hazlo más rápido. El masaje erótico permitirá aumentar el grado de comunicación entre tu pareja y tú.

Masaje con forma de onda

Hacer masajes con forma de onda es otra de las posibilidades que tenéis a vuestro alcance. Para hacerlo tendréis que poner las manos con forma de puño, mantener la mitad de los dedos presionando la piel a la vez que hacéis pequeños movimientos circulares. Este tipo de masajes si se realizan en zonas como la de los hombros.

Los masajes tipo ventosa

Los masajes tipo ventosa son otra de las opciones que tendréis a vuestro alcance. Para hacerlo correctamente tendréis que dar pequeños golpes suaves sobre el cuerpo alternando con las manos. Tendréis que colocar los pulgares hacia dentro y los dedos juntos. Mediante una serie de movimientos que haréis rápidamente y de manera ligera lograréis estimular y refrescar vuestra piel.

Masajes con pequeños golpes

Hacer masajes a través de pequeños golpes es una técnica perfecta para hacer sobre las áreas más musculosas del cuerpo. Este tipo de masajes se realizan con los puños cerrados. Para hacerlos tendréis que dar ligeros, pero enérgicos golpes sobre la piel. Además tendréis que alternar el anverso y reverso del puño, esta parte es recomendable dejarla para la fase final del masaje ya que es el más excitante de todas y la que hará que tu pareja se ponga a cien.

Ayúdate de afrodisíacos

Para mejorar la experiencia y hacerla aún más placentera puedes ayudarte de afrodisíacos. Por ejemplo, puedes hacer un masaje erótico con aceite de canela. Además de ser un producto que destaca por su aroma logrará despertar vuestros sentidos.