Si has oído hablar del masaje del Lingam pero no sabes lo qué es ni cómo hacerlo presta atención porque te dejamos todos los pasos que debes tener en cuenta. Lo primero es aclarar que se entiende por lingam al antiguo término tántrico que se usa para describir el pene.

Textualmente la palabra Lingam significa ‘bastón de la vida’ refiriéndose al miembro viril

¿Qué es el Lingam?

Por tanto, un masaje del lingam es un masaje sobre la zona del pene, lo que permite a cualquier hombre experimentar un nivel completamente diferente de placer. La ventaja del masaje lingam es que el placer lo experimentan en ambos lados: el que da el masaje y el receptor del mismo.

Si vas a hacer un masaje de lingam tendrás que prepararte para ello del modo correcto. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que paso para que un masaje lingam sea inolvidable es escoger un espacio seguro. Crear este espacio es una expresión de amor que permite a tu pareja adentrarse en el placer. Para ello asegúrate que la zona está a una buena temperatura y que no tenéis frío. Pon una iluminación suave y una música instrumental. Si sabes que a tu pareja le gusta el incienso también puedes optar por encenderlo.Coge el aceite correcto para hacer un masaje para ello emplea un aceite tibio, lo mejor para esto es el aceite de coco.

Pasos para lograr el masaje perfecto

1.Posición

Una vez haya llegado el momento de hacer el masaje tendrás que seguir los siguientes pasos. No te olvides que los dos tendréis que estar cómodos. Haz que él se recueste de espaldas y que este lo más relajado posible. Coloca cojines debajo de su cabeza, cuello, su espalda…Recuerda, lo que más le relaja será la opción correcta. Luego siéntate entre sus piernas, o junto a él, en una posición que sea cómoda para ti. Utiliza algo de aceite pero no demasiado para esta primera parte, podrás usar más hacía el final.

2. Primeras caricias

Comienza colocando una mano en el medio de su pecho y la otra en sus genitales. Suavemente empieza a estimular la energía y siente como conectáis. Puedes utilizar esta técnica para canalizar y empatizar con el placer que esta sintiendo tu pareja. Esto logrará que tu estes en el mismo espacio relajado, sensualizado y podrás seguir el masaje respondiendo a sus impulsos y reflejos. Desde los pliegues de la ingle hacía arriba, intenta no tocar todo desde un principio su zona genital directamente, sino, guía tus dedos por los rincones más erógenos de su cuerpo, sube y baja, haz círculos, recreate en su placer con tus dedos y las palmas de tus manos.

3. Bajemos un poco…

Recuerda no apretar demasiado, es un masaje estimulante pero a la vez relajante. Poco a poco puedes dejar de dar importancia a la zona expuesta al rededor del miembro y centrarte en otras zonas como el perineo, en este momento tu pareja estará suficientemente relajado y puedes separar un poco más sus piernas dentro de su estado de relajación total no se tensará ante esta petición.

4. Pasamos a la final

Tras un buen repaso de las zonas circundantes es hora de pasar a su pene. Unta tus manos con mucho aceite y sube desde la base hasta arriba. Ahora sostenlo entre las dos manos. Comience a apretar y acariciar suavemente su pene con pausa, no corras. Siente su miembro y hazle saber que te encanta a través de tus movimiento. Con mucha paciencia puedes subir un poco el ritmo, siempre respondiendo a sus reflejos. Recuerda utilizar mucho aceite en este punto, cuanto más mejor. Expande la zona que acaricias y masajeas, de tal manera que finalmente sea un masa de sensaciones por todas su areas erógenas culminando en su erecto miembro. Lo demás lo dejamos a vuestra elección…¡a disfrutar!

 

Seguro que este masaje le volverá loco y pronto querrá que volváis a practicar esta técnica tan antigua como efectiva…. 😉