Edging

Si has oído hablar de edging y no sabes qué es o en qué consiste y cómo lograrlo presta atención porque te acercamos todo lo que debes saber al respecto. El Edging es una palabra inglesa que significa “borde”. Sirve para hacer referencia a los límites de un objeto.

Esta acepción aplicada al mundo del sexo hace referencia precisamente al borde o al límite (del clímax), a la vez que te acercas al orgasmo.

Edging se entiende, por tanto, como un método que nos sitúa justo a las puertas de la excitación como una negación del orgasmo.

Se usa la expresión “negación del orgasmo para hacer referencia a diferentes juegos sexuales, que suelen estar asociados a prácticas como el bondage, BDSM, dominación y sumisión. Haría referencia a la acción por la que la persona acata la orden de mantenerse en los niveles de excitación que se le mandan. Se trata de una especie de control del orgasmo tanto a solas como en pareja.

Control de orgasmos

Si crees que no es posible controlar el orgasmos lo cierto es que hay una serie de métodos que sí permiten que lo logres. Entre estos métodos están los ejercicios de respiración, saber controlarse, aspirar y espirar, etc.

En cualquier caso un hombre no controlará su orgasmo del mismo modo que consigue hacerlo una mujer. Por ejemplo, en el caso del hombre y cuando se procede a la masturbación masculina la técnica más usada es la de apretar la uretra en la base del pene, justo sobre el escroto, cuando el deseo de eyacular aparece.

Lo que se busca es frenar cualquier tipo de estimulación, al tiempo que no se pierde la erección. Esta técnica también se puede realizar con el coito.

En cuanto al control del orgasmo femenino, todo se basa en aprender cómo funciona el cuerpo para así poder modular el placer, dominando las sensaciones que te permitan alcanzar el clímax, cuando y como se desee. La inmensa mayoría de las que practican edging, son además de un juego sexual interesante, algo tan placentero como el propio orgasmo en sí mismo.

En orgasmos clitorianos

En el caso de que tus orgasmos lleguen por el clítoris tendrás que alcanzar un punto de excitación elevado, frenar, e inmediatamente alternar la técnica. Si llegáis al clímax variando la estimulación interna y externa entonces tendréis que intentar variar el ritmo que tengáis durante el acto sexual.