Para uno rapidito 😉

No siempre tenemos el tiempo que nos gustaría pero en ocasiones las ganas de mantener una relación sexual son irrefrenables. Si no tienes mucho tiempo aunque sí el suficiente como para un encuentro furtivo, toma nota de las mejores posturas sexuales que te permitirán mantener una relación apasionada, morbosa y breve además de muy placentera.

 

El perrito

Esta es una de las posturas más usadas cuando lo que se busca es tener un encuentro sexual rápido.  Se trata de una postura que genera mucho placer para los dos, por lo que es más fácil llegar en esas circunstancias al orgasmo. A través de esta postura el hombre disfruta de la penetración y la chica además de la penetración en sí también disfruta de la fricción que se ejerce en su interior. Esta posición se realiza apoyándote en manos y rodillas, mientras él se arrodilla ante ti. También puede ser, él de pie y tú a gatas.

 

La cuchara

La cuchara es una posición que permite gran intimidad para hacerla hay que estar recostados mirando en la misma dirección. Él hará la penetración por detrás y puede estimular al mismo tiempo el clítoris de la mujer.

 

La vaquera

Para hacer la posición de la vaquera el chico tendrá que estar debajo de ti y tú serás la que tenga el control de la situación. Puedes realizar la posición también de la vaquera invertida. Elige la opción que más te guste y disfruta al máximo, recuerda que no tenéis mucho tiempo pero que ello no implica que no podáis tener una experiencia de lo más intensa.

 

De pie

Para realizar esta posición de sexo y que será sin duda una de las más útiles si lo que se busca es tener sexo rápido no hay necesidad siquiera de quitarse la ropa por completo. Para hacerla tendrás que inclinarte para aumentar el placer, además él tendrá mejor acceso a tu vagina con este ángulo. Los dos deben estar de pie y él debe tomarte por atrás. Disfruta al máximo del momento.

 

La amazonas

La postura clásica de la amazona es una de las mejores posturas sexuales según los hombres, ya que tienen una visión privilegiada de su pareja durante el coito. Él está acostado boca arriba con la espalda apoyada en una superficie horizontal, mientras ella está encima del hombre, de cuclillas.  Puro placer a vuestro alcance.