FemDom

Quizá muchos de vosotros hayáis oído hablar de las femdom (Feminine Domination) pero no sepáis bien qué son o a qué hace referencia este término. En este sentido al hablar de las femdom hablamos de las dominatrix, las mujeres dominadoras a nivel sexual, soberana, madame, femdom… en las prácticas sexuales del BDSM, bondage y dominación. Se trata de la mujer que ejerce el rol dominante durante el acto sexual, siendo la ama absoluta entre aquellos que estén dispuestos a someterse a sus deseos y ser sus esclavos sexuales.

Si tienes fantasías de FemDom ..

A nivel profesional pueden ser mujeres que cobran por sus servicios y disfrutan con el sexo dominante y duro. Este tipo de experiencias se caracterizan porque no suelen presentar una relación de contacto físico con sus sumisos, sino que simplemente se limitan a ejercer un papel de dominación.

Pero por supuesto también hay mujeres a las que les gusta, en su más estricta intimidad, ejercer este papel por puro placer. En estos casos la ama sí puede permitir que su esclavo la toque, así como también que la observe mientras se masturba o tiene relaciones sexuales con terceros. En cualquier caso estas relaciones se caracterizan porque la mujer es la que siempre tiene el poder de permitir o no que su sumiso tenga relaciones sexuales con ella, se masturbe al verla, etc.

Por supuesto a este tipo de comportamientos también debe acompañarle el aspecto que ha de ser imponente. Así dará mayor credibilidad a este papel de ejercer su autoridad. Por ejemplo, apretados trajes de cuero o latex negro, botas altas y tacones de vértigo, lencería negra… todos estos elementos pueden ser recomendables para ejercer este tipo de prácticas. Y siempre irá acompañada de una serie de objetos que complementarán la experiencia como los látigos, esposas, collares, paletas, mazos, etc.

¿Qué significa exactamente una mujer FemDom?

Una femdom se ha de caracterizar por tener una actitud de “mano dura en guante de seda. Para ello jugará con componentes que van desde la sumisión, a la humillación, al bondage, al sometimiento, la adoración, pero lo cierto es que tampoco hay reglas estrictas porque cada pareja de sumiso y “ama” no realizan los mismos tipos de sesión.

En el femdom no predomina el dolor físico o la violencia, se trata de actividades sexuales sanas, seguras y consensuadas por ambas partes. Una dominadora no permitirá que su sumiso la llame por su nombre sino que tendrán que decirle“ama”, “señora”, “madame”, y sólo podrán hablar cuando ella quiera o pregunte.

Call Now Button