En los últimos tiempos mucho se ha hablado del squirting pero es probable que no sepas lo que es, en ese caso te invitamos a que sigas leyendo y puedas resolver tus dudas para que lo tengas claro.

¿Qué es Squirting?

Pues bien, squirt viene de la palabra chorro en inglés y hace referencia a la eyaculación de la mujer algo que parece que no es posible a nivel fisiológico pero que sí que lo es y varios modos de lograrlo.

La eyaculación femenina no la consiguen todas las mujeres y es algo que tiene una explicación fisiológica. El motivo son las glándulas Skene que se encuentran situadas una a cada lado de la entrada vaginal.  

Estas glándulas son las encargadas de producir y expulsar un líquido que sería la eyaculación en el caso de la mujer. Hay que tener en cuenta que durante la excitación sexual producen y se llenan de un líquido que acabamos expulsando en la fase orgásmica.  

En este sentido, la cantidad de fluido variará dependiendo del tamaño de las glándulas, así que hay mujeres que pueden soltar desde una gotas hasta varios centilitros. Además a través del squirting y por medio de esta glándula también entra en juego la duración del orgasmo. Si se es capaz de combinar ambos elementos se pueden llegar a vivir momentos inolvidables de placer incontrolable.

Para que se produzca el squirting es importante saber encontrar el punto G, algo que no es difícil, bastará con poner el dedo en el interior de la vagina, empujar hacia arriba y ahí lo tendréis, notaréis una rugosidad. Ahí lo tendréis localizado y a partir de ahí podréis experimentar con él.

Aunque los expertos aseguran que existen técnicas para manipular, mediante masajes, la zona vaginal, y conseguir que se produzca la eyaculación lo cierto es que esto no se ha comprobado e incluso hay muchos que aseguran que este tipo de eyaculación no es más que orina.

¿Cómo conseguir el Squirting?

 

que es el squirting

 

Para lograr el squirting los expertos aseguran que la mejor posición posible no es otra que practicarlo tumbada boca arriba con las piernas abiertas.. Los dedos corazón y anular se introducirían en la vagina, moviéndose y presionando hacia la zona del ombligo. El objetivo es tratar de alcanzar el hueso púbico, de ese modo con la palma de la mano se puede estimular la vulva y el clítoris de manera efectiva.

También ayudará tener entrenado el suelo pélvico y el músculo Puboccígeo, tensarlo y relajarlo durante la estimulación.